Polaquiuria

¿Qué es la Polaquiuria?

La polaquiuria es la necesidad descontrolada de orinar, se considera cuando se necesita ir más de ocho veces al día o despertarse varias veces en la noche para ir al baño. La mayoría de las personas orinan típicamente de cuatro a ocho veces al día, si excedes por mucho este numero podrías presentar polaquiuria.

Aunque la vejiga a menudo puede contener hasta 600 ml de orina (aproximadamente 2 tazas), la necesidad de orinar se siente generalmente cuando la vejiga contiene unos 150 ml de orina.

Existen dos maneras diferentes de observar la micción frecuente: ya sea como un aumento en el volumen total de orina producido (poliuria) o como una disfunción en el almacenamiento y vaciado de la orina.

Causas comunes de la polaquiuria

Infección del tracto urinario

El revestimiento de la uretra (el conducto que transporta la orina de la vejiga fuera del cuerpo) y la vejiga se inflama e irrita debido a los subproductos de una infección (sangre, glóbulos blancos, bacterias). Esta irritación de la pared de la vejiga causa el impulso de vaciar la vejiga con frecuencia (llamada polaquiuria).

Diabetes

Un síntoma temprano de diabetes tipo 1 y tipo 2 puede ser la micción frecuente o polaquiuria, ya que el cuerpo trata de deshacerse de la glucosa no utilizada (azúcar en la sangre) a través de la orina. La diabetes también puede dañar los nervios que controlan la vejiga, causando micción frecuente y dificultad para controlar la vejiga.

Uso diurético

Medicamentos utilizados para tratar la hipertensión arterial o la acumulación de líquido en el riñón y eliminar el exceso de líquido del cuerpo, causando micción frecuente.

Problemas prostáticos

El agrandamiento de la próstata puede ejercer presión contra la uretra y bloquear el flujo de orina, haciendo que la pared de la vejiga se irrite. La vejiga se contrae incluso cuando contiene pequeñas cantidades de orina, causando una micción más frecuente.

Embarazo

Los cambios hormonales y el crecimiento del útero ejerciendo presión sobre la vejiga causan polaquiuria o micción frecuente, incluso en las primeras semanas de gestación. El trauma del parto vaginal también puede causar daño a la uretra.

Cistitis intersticial

Esta afección se caracteriza por dolor en la vejiga y la región pélvica, que a menudo lleva a orinar con frecuencia.

Accidente cerebrovascular u otras enfermedades neurológicas

El daño a los nervios que irrigan la vejiga puede ocasionar problemas con la función vesical, incluyendo impulsos frecuentes y repentinos para orinar.

Cáncer de vejiga

los tumores que ocupan espacio o causan sangrado en la vejiga pueden llevar a una micción más frecuente.

Síndrome de vejiga hiperactiva

a menudo la micción frecuente es en sí misma el problema. Las contracciones involuntarias de la vejiga llevan a la micción frecuente y a menudo urgente, incluso si la vejiga no está llena.

Beber demasiado

Ingerir más líquidos de los que su cuerpo necesita puede hacer que el cuerpo orine con más frecuencia.

Edulcorantes artificiales, alcohol, cafeína y otros alimentos:

El alcohol y la cafeína pueden actuar como diuréticos, lo que puede causar micción más frecuente. Se sabe que las bebidas carbonatadas, los edulcorantes artificiales (como Splenda o Equal) y los cítricos irritan la vejiga, provocando una micción más frecuente.

Prevención de la polaquiuria

Debido a que hay muchas causas diferentes para la micción frecuente, no hay una sola manera de prevenirla. Una dieta adecuada y evitar el exceso de líquidos y alimentos que actúan como diuréticos puede reducir la frecuencia urinaria.

Los ejercicios de Kegel pueden mantener los músculos del piso pélvico bien tonificados y pueden ayudar a evitar la frecuencia urinaria a medida que uno envejece. Discutir cualquier síntoma preocupante con su médico tan prontocomo aparezca puede permitir un tratamiento temprano o puede prevenir el empeoramiento de los síntomas.

Perspectiva

Muchas de las causas de la polaquiuria son temporales y tratables. El tratamiento de la causa reducirá o eliminará el síntoma de la micción frecuente.

Síntomas frecuentes de la polaquiuria

Aunque hay numerosas causas para la polaquiuria, los síntomas generalmente son los mismos. A continuación se presentan algunos términos que se utilizan para describir los síntomas que pueden acompañar la micción frecuente.

remedios para la polaquiuria

Frecuencia: Orinar más de ocho veces al día o más de una vez durante la noche.

Evacuación incompleta: evacuación incompleta de la vejiga durante cada episodio de micción. Puede haber una parada repentina del flujo de orina debido a espasmos en la vejiga o la uretra o puede haber dificultad para iniciar el flujo de orina.

Urgencia: la incómoda sensación de presión en la vejiga que te hace sentir que tienes que ir «ahora mismo».

Incontinencia urinaria: incapacidad para controlar el flujo de orina, lo que lleva a una fuga accidental constante o intermitente.

Disuria: dolor o sensación de ardor durante o inmediatamente después de la micción. Esto puede ser un signo de una infección urinaria.

Para consultar toda la información sobre la infección urinaria,  no dudes en visita nuestra página sobre la disuria

Hematuria: La sangre en la orina puede ser en pequeñas cantidades, coágulos o muy sanguinolenta. Esto generalmente hará que la orina aparezca de color más oscuro.

Nocturia: Esto es tener que levantarse para orinar. También se puede asociar con la incontinencia urinaria nocturna. (En los niños, esto incluye mojar la cama).

Goteo: Después de terminar de orinar, la orina continúa goteando o gotea.

Esfuerzo: tener que apretar o agacharse para iniciar el chorro de orina.

Cuándo buscar atención médica

Busque atención médica si los siguientes síntomas o signos acompañan la polaquiuria:

  • Fiebre
  • Dolor abdominal
  • Dolor de espalda o dolor lateral
  • Orina sanguinolenta, oscura o turbia
  • Vómitos
  • Escalofríos
  • Aumento del apetito o sed excesiva
  • Fatiga
  • Secreción de la vagina o del pene o eyaculación dolorosa

Si la micción frecuente incluye incontinencia, micción nocturna (nocturia) o interfiere con su estilo de vida, consulte a su médico.

Exámenes y pruebas

El médico llevará a cabo un examen físico y le hará preguntas acerca de la historia clínica y los medicamentos que esté tomando.

El médico puede hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántas veces durante el día y la noche está orinando?
  • ¿Existen cambios en el color de la orina? ¿Tiene orina clara u oscura?
  • ¿Tiene dolor, molestias o sensación de ardor al orinar con frecuencia?
  • ¿Ha hecho cambios en su dieta recientemente?
  • ¿Tiene otros síntomas (aumento de la sed, pérdida de peso, fiebre, dolor de espalda)?

Pruebas médicas para determinar la Poliquiuria

El médico puede ordenar cualquiera de las siguientes pruebas, dependiendo de los resultados del examen físico y la historia clínica.

  • Análisis de orina y urocultivo: estos exámenes detectan y miden varios componentes de la orina. Un urocultivo puede detectar bacterias que pueden ser la causa de una infección urinaria.
  • Ultrasonografía: Esta prueba de imagenología no invasiva se utiliza para visualizar los riñones y la vejiga para detectar cualquier anomalía estructural o tumores.
  • Cistometría: Este examen mide la presión dentro de la vejiga y verifica la posibilidad de problemas musculares o nerviosos que puedan causar micción frecuente.
  • Cistoscopia: Es una prueba invasiva que permite al médico observar el interior de la vejiga y la uretra utilizando un instrumento delgado e iluminado llamado cistoscopio.
  • Exámenes neurológicos: Los exámenes diagnósticos como urodinámica, imagenología, EEG y EMG son procedimientos que ayudan al médico a confirmar o descartar la presencia de un trastorno nervioso.

Cuidado personal en el hogar

Si no hay ninguna afección médica subyacente que requiera tratamiento por parte de un médico, hay cosas que se pueden hacer para reducir la polaquiuria.

Reentrenamiento vesical: Este tratamiento es útil para el síndrome de vejiga hiperactiva. Esto implica retener la orina durante un tiempo un poco más largo de lo que normalmente lo hace. Los intervalos se alargan, a menudo en el transcurso de unas 12 semanas. Esto ayuda a reentrenar la vejiga para retener la orina por más tiempo y orinar con menos frecuencia.

Ejercicios de Kegel: Son ejercicios en los que se contraen y liberan los músculos del suelo pélvico. Estos son los músculos que usted usa cuando se detiene voluntariamente y luego reinicia el flujo de orina. Tonificar estos músculos puede ayudar a mejorar el control de la vejiga y reducir la urgencia y frecuencia urinaria.

Aprieta durante tres segundos, luego relájate durante tres segundos. Repita de 10 a 15 veces por sesión, y haga esto por lo menos tres veces al día. Los ejercicios de Kegel sólo son efectivos cuando se hacen regularmente.

Modifique su dieta: Evite los alimentos que parecen irritar su vejiga o actuar como diuréticos, incluyendo cafeína, alcohol, bebidas carbonatadas, edulcorantes artificiales, productos a base de tomate, chocolate y alimentos picantes. Consuma una dieta alta en fibra, porque el estreñimiento puede empeorar los síntomas del síndrome de vejiga hiperactiva.

Controle la ingesta de líquidos: Beba lo suficiente para prevenir el estreñimiento y la sobre-concentración de orina. Beba lo menos posible entre cuatro y cinco horas antes de acostarse para reducir o eliminar la micción nocturna.

Tratamiento médico

El tratamiento para la polaquiuria depende de la causa subyacente.

Infección urinaria: El médico recetará antibióticos. Se recomienda tomar muchos líquidos.

Diabetes: Cuando los niveles de azúcar en la sangre se elevan mucho, la micción frecuente suele ser uno de los primeros síntomas. El tratamiento para la micción frecuente en diabéticos involucra un control estricto de los niveles de azúcar en la sangre.

Uso de diuréticos: Pregúntele al médico si puede tomar sus diuréticos por la mañana o con menos frecuencia. Esto puede causar menos viajes al baño por la noche (nocturia).

Problemas de próstata: Los problemas con la próstata generalmente son tratados por un especialista llamado urólogo.

 

consecuencias de la polaquiuria

Existen dos tipos de fármacos comunes recetados para el agrandamiento de la próstata: los 5ARI (5 inhibidores de la alfa-reductasa), que reducen el nivel de la hormona que hace que la próstata crezca, y los alfabloqueantes, que relajan las células del músculo liso, incluida la vejiga. La cirugía también se puede considerar para tratar problemas de próstata.

Embarazo: La micción frecuente suele acompañar al embarazo. Es posible que no se pueda hacer mucho para reducir la micción frecuente, especialmente más adelante en el embarazo. Reduzca el consumo de líquidos diuréticos que contienen cafeína, como el té, la soda o el café, pero no reduzca la ingesta general de líquidos, ya que es importante mantenerse hidratado durante el embarazo.

Consuma la mayoría de los líquidos durante el día para reducir los viajes nocturnos al baño. Al usar el baño, puede ayudar a inclinarse ligeramente hacia adelante para ayudar a vaciar completamente la vejiga.

Cistitis intersticial: Esta afección generalmente requiere tratamiento por parte de un urólogo que se especializa en cistitis intersticial. Puede ser tratada médicamente con medicamentos, incluyendo el medicamento pentosan polisulfato de sodio (Elmiron), antidepresivos tricíclicos, analgésicos o antihistamínicos. Puede ser necesario un tratamiento quirúrgico.

Accidente cerebrovascular u otras enfermedades neurológicas: Dependiendo de la causa, la frecuencia urinaria se puede tratar con medicamentos o terapia conductual, como el reentrenamiento vesical (ver abajo).

Cáncer de vejiga: El tratamiento para el cáncer de vejiga debe ser dirigido por un urólogo. Puede involucrar cirugía, quimioterapia y radiación.

Síndrome de vejiga hiperactiva: El tratamiento de primera línea para el síndrome de vejiga hiperactiva generalmente involucra reentrenamiento de la vejiga . El tratamiento también puede incluir medicamentos como la tolterodina (Detrol LA), la oxibutinina oral (Ditropan), la darifenacina (Enablex), la oxibutinina transdérmica (Oxytrol), el trospium (Sanctura XR), la solifenacina (VESIcare), el mirabegron (Myrbetriq) o la onabotulinumtoxinaA (Botox).

Los tratamientos que involucran la estimulación nerviosa incluyen la estimulación percutánea del nervio tibial (su sigla en inglés es PTNS) y la estimulación del nervio sacro (SNS).

Edulcorantes artificiales como:Alcohol, cafeína y otros alimentos

Evite alimentos y bebidas que irriten su vejiga o actúen como diuréticos.

Seguimiento de la polaquiuria

Los problemas continuos con la micción frecuente o polaquiuria deben ser evaluados por su médico y posiblemente por un urólogo. Si se recomiendan medicamentos, siga las instrucciones dadas por su médico. Informe a su médico sobre cualquier problema o efecto secundario del medicamento.

Si se le aconseja hacer un reentrenamiento de la vejiga o modificar su dieta u otros cambios de comportamiento, siga todas las instrucciones de su médico.

Página de autoridad sobre la polaquiuria:

Quizas te interese:

Los ataques de disnea pueden causar también una opresión en el pecho.

La causa más común de hipertiroidismo es un trastorno autoinmunitario.

El ácido nítrico es un ácido corrosivo y un poderoso agente oxidante